Connect with us

Artículos

No es difí­cil tocar cuando te vienen a ver

Publicado

un

22.00 hrs del 19 de noviembre. Todaví­a estoy en la casa decidiéndome a salir. Es que hace rato que quiero ver a Chinoy en vivo. Tengo curiosidad, pero por otro lado, tocata dí­a miércoles significa resaca la mañana siguiente!. Finalmente, la curiosidad gana y parto a El Clan, ubicado en el barrio Bellavista. -¿Cuánto cuesta la entrada? 2.000. Razonable. Pago y pregunto a qué hora tocan. A las 12, me contestan. UF! son las 10:45.

Miércoles 19 de noviembre de 2008: Chinoy y Natalia Molina, El Clan, 22:00 hrs, $2.000

Me quedo afuera del local y me pongo a llamar por teléfono, para hacer hora. Llamo a Lulo, de Legua York, quien está organizando un Festival Ví­ctor Jara al aire libre y hablamos sobre cómo ayudar en la actividad. Estamos en eso, cuando me pregunta dónde estoy. «En el Clan, a punto de ver a Chinoy». «Ah», me dice, «me gustarí­a invitarlo a que toque en el Festival». No más acaba de decir eso, y de la puerta del local, emerge Chinoy. Se ve mucho más joven que en fotos y videos. «Bueno», le digo a Lulo, «lo tengo acá en frente, quieres hablar con él?» Y me acerco a este Chinoy, que no conozco más allá de un par de temas y varias entrevistas leí­das en internet. Le digo «Hola» y le paso el celular. Y él lo toma, como lo más natural del mundo. Como si nos conociéramos de toda la vida.

Me devuelve el celular y me dice que me tiene que dar el teléfono de su representante, para que se pongan de acuerdo. Me hace comentarios sobre los limones tirados sobre el pavimento, que hacen que la calle se vea bastante surrealista. Me presento. Pamela, trabajo con Legua York y, muy sinceramente le digo, «te vine a ver, porque tengo curiosidad». «Pucha, me dice, ojalá cante bien hoy dí­a!».

Finalmente, alrededor de las 11:30, sube al escenario Natalia Molina, invitada a esta presentación. Ya habí­a escuchado algunos temas de Natalia. Acompañada de su teclado y un guitarrista, Natalia cautiva por la calidez de su voz y con temas que perfectamente podrí­an estar sonando en la radio! Talentosa ella. Los asistentes la reciben cordialmente y aplauden sus interpretaciones. Media hora está Natalia en el escenario, podrí­a haber estado más, pero el público que se reúne en el Clan y si bien aprecia su innegable talento, quiere ver a Chinoy.

A las 12:00 y como bien anticipó el joven de la entrada, sube Chinoy al escenario. Toma posición y luego de resolver algunos detalles técnicos, da la bienvenida a quienes han llegado al local, que a esa hora lo repletan, calculando yo entre 150 a 200 personas. Yo estoy sentada casi en tercera fila, en el suelo. Y él, mira a quienes están esperando que cante, un poco nervioso, como que me sonrí­e al verme -¿o habrá sido idea mí­a?.

Toma la guitarra y provoca la euforia de los incondicionales que llenan el local. Porque realmente eran incondicionales, le celebran todo, lo que habla, lo que canta, cómo canta, cantan con él, aplauden, disfrutan. Los temas se suceden uno tras otro y él, con esta lí­rica lúdica, con el timbre de voz inimitable, mientras canta se ve cómodo, luego, entre tema y tema, como que le faltara algo. Pide constantemente agua, para poder seguir. Y sigue y sin darme cuenta ya lleva más de hora y media tocando. Hora y media que todos disfrutan, que pasa rápido, llenas de temas propios, que todos conocen gracias a la magia de internet. El público presente le grita «La de los dragones», «Plata pa pan» ,«Carne de gallina» y celebran cuando él decide rasgear los acordes de alguno de los solicitados.

A esas alturas, yo, que no conozco las letras, que he visto un par de videos, que sóo escuché antes un par de temas, que fui por curiosidad, estoy embelesada. Es que Chinoy o te gusta o te carga, su trabajo no tiene puntos medios. Me encanta su voz con ese registro distintivo, me emociona los arreglos de sus temas. Toca la guitarra como si la amara y la odiara, a veces con cuidado, para luego seguir en una cascada de rasgeos, cada vez más rápidos, marco excelente para sus composiciones. «Es difí­cil tocar cuando a uno lo vienen a ver», dice desde el escenario.

Llegamos a las 2 horas y casi quince minutos. Los que están ahí­ no quieren que deje de tocar, ni de hablarles, pues lo hace de forma sencilla, como si todos fuéramos amigos. Sin embargo, el local a esas altura ya empieza a recibir otro tipo de público, que viene a discotequear, motivo por el que al despedirse del escenario, el bis no logra superar a los sonidos que el DJ ya empieza a emitir. No importa, me digo y nos decimos todos. Ya habrán tras oportunidades de verlo nuevamente. Está claro que yo iré a verlo nuevamente.

Al terminar de tocar, muchos se le acercan, quieren hablarle, felicitarlo, contarle algo. Él los escucha, por mi parte siento que tengo despedirme, pero por otro lado, -¿por qué? si en realidad no nos conocemos. Sin embargo, todaví­a mi curiosidad por este Chinoy, este personaje, que llega a Santiago armado con una guitarra y que logra emocionarte, no está cien por ciento cubierta.

Le compro una cerveza, al darme cuenta que nadie le ofrece una, le anoto mi contacto en un pedazo de toalla nova y me acerco. «hola» me dice «pensé que no te habí­a gustado». La música está fuerte, no podemos conversar, pero no faltará el momento, para decirle que si no aplaudí­ es sólo por una deformación semi profesional por trabajar con grupos ya 10 años. Me da un abrazo de despedida y me pide «llévenme a tocar a la Legua». Claro que sí­, era que no, después de la presentación de ayer!. Pienso en el «es dificil tocar cuando a uno lo vienen a ver». Pensarí­a que iba a defraudar? A mí­, me llenó todas las expectativas. Vuelvo a mi casa, pensando que la resaca a la mañana siguiente igual valdrá la pena, porque hací­a rato que no me hací­a fan y porque haberme decidido finalmente a ir, significó haber conocido a este músico, sencillo y grande a la vez.

Por Pamela Gaete | Fotos: Pamela Gaete

Melómana de nacimiento, obsesiva de formación, actualmente mis tiempos están enfocados a la música que me haga sentido, a las bandas que manejo y a los hijxs que crío, a Nueva Santiago y a Aldea Local. Traductora, periodista, manager, productora, booker, distribuidora de discos, mami, pareja y colega, con dos gatas adoptadas. Leo y veo series. Ahora también cocino, tejo, armo cojines. - Siempre el mejor proyecto es el que está por venir -

Leer más
10 Comentarios

10 Comentarios

  1. asunto

    29 noviembre, 2008 at 5:39 pm

    buena cronica!

  2. asunto

    30 noviembre, 2008 at 1:39 am

    buena cronica!

  3. SATANAS

    3 diciembre, 2008 at 8:13 am

    buen texto entretenido cálido….te pasaste PAMELA X

  4. SATANAS

    3 diciembre, 2008 at 4:13 pm

    buen texto entretenido cálido….te pasaste PAMELA X

  5. hola

    17 abril, 2009 at 11:10 pm

    me encanta chinoy, lo escuche hace un año aprox pero aun no he podido verlo en vivo soy de temuco y creo que estuvo aca pero me entere como una seman despues… bueno eso

  6. hola

    18 abril, 2009 at 6:10 am

    me encanta chinoy, lo escuche hace un año aprox pero aun no he podido verlo en vivo soy de temuco y creo que estuvo aca pero me entere como una seman despues… bueno eso

  7. Rodrigo

    20 mayo, 2009 at 2:47 pm

    Creo que Chinoy es un muy buen letrista cuando escucho su música me cansa es como siempre lo mismo no me pasa eso cuando lo leo. Me recuerda a Spinetta su forma de cantar pero me encanta que siga bien alto pues le hace bien a la música chilena

  8. Rodrigo

    20 mayo, 2009 at 9:47 pm

    Creo que Chinoy es un muy buen letrista cuando escucho su música me cansa es como siempre lo mismo no me pasa eso cuando lo leo. Me recuerda a Spinetta su forma de cantar pero me encanta que siga bien alto pues le hace bien a la música chilena

  9. Rodrigo

    20 mayo, 2009 at 5:47 pm

    Creo que Chinoy es un muy buen letrista cuando escucho su música me cansa es como siempre lo mismo no me pasa eso cuando lo leo. Me recuerda a Spinetta su forma de cantar pero me encanta que siga bien alto pues le hace bien a la música chilena

  10. Rodrigo

    20 mayo, 2009 at 9:47 pm

    Creo que Chinoy es un muy buen letrista cuando escucho su música me cansa es como siempre lo mismo no me pasa eso cuando lo leo. Me recuerda a Spinetta su forma de cantar pero me encanta que siga bien alto pues le hace bien a la música chilena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencias