Connect with us

Aldea Global

¿No le resulta ensayar por zoom? No desespere: llegó Sagora

Publicado

un

El día de ayer fuimos parte de las actividades de intercambio y formación que desarolla Imesur, mercado musical chileno que se toma la agenda durante septiembre y en el que siempre hay nuevas personas que conocer y nuevas iniciativas de las que aprender. Y claro, la pandemia es el mejor periodo para aprender cosas. En esta cuarentena hemos tenido que resolver lo que antes podíamos hacer sin mayores problemas y eso aplica también para la industria de la música y para nuestra propia escena musical chilena. Una de estas cosas son los ensayos de las bandas y sus procesos de creación colectiva.

En momentos en que no podemos reunirnos sin tomar resguardos sanitarios, el juntarse para ensayar en un espacio reducido como lo son las salas de ensayo (¡muchas sin ventilación incluso!) está fuera de las posibilidades más inmediatas. Sin embargo, la regularidad con la cual una banda se junte a tocar, compartir ideas y ha desarrollarlas colectivamente es base para su crecimiento personal y profesional.

Meet, Teams, Zoom, Facetime, Whatsapp son todas herramientas que han permitido en pandemia seguir viéndonos las caras, a través de las videollamadas. Pero ninguna de estas herramientas ha sido diseñada para la música y menos para tener una cantidad de músicos ejecutando simultáneamente.

Miro por la ventana y por un momento me siento como quizás se sintieron quienes reportearon las primeras máquinas para grabar, las que fueron originalmente diseñadas como aparatos para la voz pensando en el dictado en las oficinas y que después derivaron en cada vez aparatos más sofisticados para registrar la música. De alguna manera los softwares mencionados anteriormente han sido diseñados para lo mismo: voz, hablar, conversar. Pero todos presentan problemas a la hora de pensar en música, por varios motivos, de los que hay dos que principalmente afectan a los músicos: lo primero, la latencia. La latencia en estricto rigor es el tiempo que toma la transmisión de paquetes de datos, por lo que lo emitido en un punto a llega con cierto retraso al punto b. Como saben lxs músicxs, es necesario mantener una coordinación, escucharse, seguirse para poder tocar juntxs. Y lo segundo, la calidad del audio que transmiten (aunque Zoom permite hacer ajustes, igual estos no dejan contentxs a los medianamente exigentes).

En ese contexto, se desarrolló Jamulus. Este software es una solución propuesta para tocar en vivo, gratis, que solo necesita acceso a una banda ancha. Y como su código es de libre acceso, la Escuela Universitaria de Artes de la Universidad Nacional de Quilmes, Argentina, desarrolló un fork (o sea su propia versión) que llamaron Sagora.

Según la web de Sagora, esta aplicación «permite conectar múltiples usuarios en una sala virtual y transmitir audio en tiempo real sin que se cancelen las señales, como sucede en las plataformas de uso común para teleconferencia. Esta particularidad lo transforma en una aplicación sumamente útil para la práctica musical, tanto en el sector de industrias culturales como en el de educación, ya que permite realizar ensayos y/o conciertos utilizando internet«. Así de simple y así de fácil. Y gratis.

Sagora está disponible para Windows, Linux y Mac OSX versión 10.10 y 10.13 (lo siento, mi predilección hacia Apple hace imposible que retenga las indicaciones para PC , pero puede ir a la página de Sagora, sagora.org, y revisar XD).

Esta aplicación trabaja fundamentalmente con audio, no con video, pero ya poder tocar en conjunto sin advertir las diferencias de segundos que tienen las otras aplicaciones es un aporte. ¿Es Sagora nuevo? La verdad es que no. Jamulus lleva harto tiempo y Sagora es una variación del mismo. Pero son momentos en los que necesitamos resolver, sumar y colaborar, por lo que la puesta en producción por parte de la Universidad de Quilmes de una solución para ensayar y crear, apuntando a agregar extras o mejorar la experiencia que existía, es un aporte y eso es lo que debemos relevar. Aparte ¿cuántos esfuerzos de universidades chilenas orientados a la música en este periodo? Ojalá me equivoque y sean muchos. Si conoce experiencias similares, sobretodo de nuestro país, coméntelos en nuestras redes.

Melómana de nacimiento, obsesiva de formación, actualmente mis tiempos están enfocados a la música que me haga sentido, a las bandas que manejo y a los hijxs que crío, a Nueva Santiago y a Aldea Local. Traductora, periodista, manager, productora, booker, distribuidora de discos, mami, pareja y colega, con dos gatas adoptadas. Leo y veo series. Ahora también cocino, tejo, armo cojines. - Siempre el mejor proyecto es el que está por venir -

Leer más
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencias