Connect with us

Entrevistas

La Coleccionista de Ataduras: «La música me ha dado fuerza»

Publicado

un

Hace un par de semanas, llegó desde Arica una canción llamada Patriarcado, de La Coleccionista de Ataduras. Con un lenguaje muy directo, acompañada con guitarra, se hace parte del clamor de las mujeres de decir que ya no queremos ver más las actitudes del entorno. Revisando las redes de La Coleccionista de Ataduras, me llamó la atención sus canciones llenas de fuerza, de las que tiene solo dos en plataformas digitales. La Coleccionista comparte además videos de declaraciones reflexivas, de principios, que dan contexto a su propuesta, con lo que definitivamente unx puede ver que existe un rico mundo exterior, no tan explícito inicialmente, pero que está trabajando por emerger. Entonces decidimos conversar con ella, justamente en los procesos de conocerse, valorizar el trabajo del otrx.

Definitivamente lo de la Coleccionista son sus canciones, esa es la forma que mejor ha encontrado para compartir y comunicar su «muchosidad». Una forma de catalizar tanto sentimiento, tanta reflexión. Un trabajo que nace, desde lo profundo. A María, la Coleccionista, las palabras le fluyen cuando se emociona y si bien tiene una incipiente carrera, estoy clara que hay que seguir sus composiciones.

¿Cómo nace el nombre de este proyecto: La Coleccionista de Ataduras?

Este proyecto representa esta sensibilidad que logro percibir de mi entorno. Soy muy sensible, a tal punto de que empiezo a conectar con los sentires ajenos, los que no son míos. Y las canciones que hago, la mitad de ellas, son historias o sentires de la gente con que empiezo a conectar. Es tanto lo que siento, es como ser un puente, por eso es que voy coleccionando lo que voy sintiendo y lo transformo en acciones.

¿Pero por qué la colección de Ataduras, por qué no de sentimientos, una palabra tal vez más libre?

Las ataduras efectivamente son como hilos que nos atan obviamente pero que de cierta manera nos limitan a ser. Entonces es momento de empezar a conectar desde la empatía. eso se logra entendiendo los sentimientos y las ataduras que nos encapsulan para hacer de esto un mundo mejor. Yo apunto a eso, a decir: oye, acéptalas y rómpelas.

Entonces la Coleccionista de Ataduras es un proyecto que tiene la capacidad de sentir los dolores del otro, las ataduras del otro y transformarla en canciones.

Sí, es una proyección de mundos, universos y así podría describir muchas cosas que significa justamente recolectar. Incluso necesito cuidarme, soy demasiado perceptiva. Me siento una canalizadora

¿Cuánto tiempo llevas tocando, cómo nace el bichito?

Vengo de una familia que siempre le gusto cantar, bailar, pero la persona que me inspiró a incursionar en la música fue mi hermana Belén. Encontraba tan genial lo que estaba haciendo que me entró el bichito de la curiosidad y me lancé a escribir canciones, pero sin ninguna proyección. Recién el 2014 entré a mi primera banda «Ciudad Desierta», que exploraba un género rock pop más pesado. Ahí pude conocer y entender que tenía una facilidad para hacer canciones, componer. Con la banda, participamos en dos oportunidades en el Festival Chinchorro Sin Fronteras, otros festivales internacionales en la ciudad vecina de Tacna, Perú y tocatas locales en bares. A partir del año pasado me decidí a ser solista, hace poquito tiempo. Hasta el momento eso es el recorrido.

Acabas de lanzar la canción Patriarcado, que lo que me llama la atención de la lírica, es bien minimalista, con pocos elementos sonoros y la potencia está puesta en la voz. La letra es bastante cercana, con un lenguaje simple ¿Qué buscas cuando escribes canciones?

En este periodo de exploración personal, me di cuenta que podía hacer tanto cosas simples como poesía. Me considero sí más apegada a la poesía, pero creo que ciertas canciones hay que hacerlas así. Últimamente estoy mezclando ambos enfoques, pero todo depende de lo que siento en el momento. Pero La Coleccionista se enfoca en las letras más habladas desde la introspección, desde la poesía en sí. Hay canciones que en este caso por ejemplo que considero que necesitaba de alguna manera decir las cosas más al hueso, directo. Hay canciones y canciones y considero que esta es como la más en ese tenor, politizada.

En Spotify tienes dos canciones, pero en tus redes tienes otras canciones que vas compartiendo con tus seguidores. Participaste en una colaboración con Egregor, cuéntame de eso.

La invitación llegó de parte de la Municipalidad de Arica, de la oficina de la mujer. La letra y la composición está a cargo de la Marisol Cartagena de nuestra ciudad. Ella nos invitó a mí, a Cata Martínez, a Eingell Baltra y a Magdalena Opazo para el 8M. Fue una experiencia inolvidable, se generó esa conexión con mujeres, cercana, fue bakán. Somos muy distintas, pero muy distintas, no tenemos nada que ver con la otra pero lo pasamos tan bien conociéndonos. El tema se llama Nuestra Voz.

A mí me llamó la atención eso que dices, que eran como personas que no habrían colaborado de manera natural, pero es super interesante que se junten otros lenguajes musicales. Tus redes sociales las usas para involucrarte en algunas temáticas políticas, sociales, ¿por qué es importante para ti?

Me considero una persona que reflexiona harto de esto. En lo personal parte porque yo he vivido la violencia, que al final nos dañan como seres, entonces para mí es importante decirle a la gente que está mal, siento esa necesidad de entregar el mensaje para que el mundo se empieza a transformar. Si uno se transforma empieza esta revolución personal, espiritual, que puede generar el cambio que la sociedad necesita. Para mí es super importante invitar a la gente que sea uno. Son tantas cosas las que nos atan, que al final es más difícil aún. Yo quiero entregar esta ayuda no solo para mí, sino para la gente que lo necesita. Me involucro socialmente porque se me es imposible separar las estructuras limitantes con lo que aflora por naturaleza, más cuando lo has vivido en carne propia.

¿Cómo está la escena en Arica?

Ahora en pandemia, apagada. Hubo una campaña con artistas, con videos, hubo invitaciones desde las organizaciones de teatro a la música, ahí hay ventanas donde se está participando. Arica es una ciudad multicultural, acá hay de todo, hay punk, pop, boleros, afro y lo que se está viviendo ahora es que hay más chiquillas que están tomando su instrumento, la escena femenina está agarrando más vuelo, cada día, en la ciudad. Siento que Arica hay más personas mayores, igual es difícil hacer arte, no hay acá un apoyo real. Pero sí, se mueve harto, hay gente pidiendo hacer esto, música, bandas, las mujeres están mucho ahí.

¿Qué tenemos que escuchar de Arica?

Como esta es una ciudad multicultural es inevitable aquellas mezclas más folklóricas con el pop. Arica tiene de todo, estamos al lado de Bolivia, Argentina… al ser una ciudad tan diversa igual se empiezan a dividir los géneros. Acá hay una diversidad en música, es lo que la hace especial.

¿Qué proyectos tienes para este año?

Estoy trabajando en el disco y se vienen dos sencillos más, que son sorpresa. 🙂

Siento que la música y lo que quiero mostrarle a la gente es palabras y sentimientos que puedo abrir desde mi realidad. La música me ha ayudado a expresar lo que a veces no puedo expresar con palabras, me ha dado mucha fuerza.


Melómana de nacimiento, obsesiva de formación, actualmente paso mis días entre la música que me haga sentido, las bandas que manejo y a los hijxs que crío, a Nueva Santiago y a Aldea Local. Traductora, periodista, manager, productora, booker, distribuidora de discos, mami, pareja y colega, con dos gatas adoptadas. Leo y veo series. En Pandemia también tejo, coso, hago crochet, collages y rompecabezas. - Siempre el mejor proyecto es el que está por venir -

Leer más
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Instagram

Tendencias