Connect with us

Artículos

Comentarios sobre «Con el Corazón Aquí: Estado, mercado, juventudes y la Asociación de Trabajadores del Rock en la transición a la Democracia»

Publicado:

Cuando hablamos de rock chileno, la segunda mitad de la última década del siglo pasado es recordada como un momento dorado en lo que a bandas se refiere, no sólo por nombres de agrupaciones que hasta el día de hoy se encuentran vigentes, sino porque hubo más visiblemente un público que comenzó a consumir música chilena joven y una escena musical que creció a la par de este interés, con incluso un canal de TV en el que una gran parte de la programación difundía estos contenidos.

Estos días llegó a mis manos «Con el corazón aquí: estado, mercado, juventudes y la Asociación de Trabajadores del Rock en la transición a la Democracia», libro que se refiere específicamente a lo ocurrido en el primer gobierno post dictadura, esto es, unos 4 o 5 años antes de lo que fue ese boom de los 90. Antes de la Rock and Pop, antes que sonara una sola banda chilena en una radio distinta a la Umbral. El largo nombre del libro se contrapone para lo que a simple vista parece la corta vida de la ATR, sin embargo, me parece importante escribir este comentario porque creo que esa corta vida es aparente.

No es motivo de este escrito contar la historia de la ATR, pues para eso existe ahora este libro que si usted quiere conocer puede comprar :). Sin embargo, sí creo relevante mencionar que la Asociación de Trabajadores del Rock fue una iniciativa que necesitaba ser documentada, porque su influencia para lo que fue el resto de la década desde mi perspectiva ha sido invisibilizada. Mucho se habla del interés de los grandes sellos transnacionales en esos años, poco se conoce actualmente entre quienes trabajan en música lo que fueron los primeros peldaños de lo que hoy conocemos como escena musical chilena.

Nacida durante los primeros años de la década de los 90, la ATR tuvo como principal objetivo reunir y dar solución a los problemas que se presentaban en el rock para crecer, a pesar de los esfuerzos de los músicos rockeros de aquella época. Y la palabra es justamente «esfuerzos», porque sabemos lo difícil que resulta en general el poder compartir canciones y propuestas en un país donde la estructura cultural fue censurada en dictadura y aún más, mirada con algo de desconfianza en los primeros años del regreso de la democracia.

El libro está dividido en tres partes: un primer capítulo sobre la asociación misma, un segundo capítulo que da cuenta del mercado en que se desenvolvían los músicos en aquel momento y cómo la asociación se fue relacionando con ese entorno y un tercer capítulo sobre la institucionalidad y las nuevas formas de relacionarse con «lo joven» en la época. Porque, claro, es difícil probablemente para las generaciones actuales entender que a principios de los 90 es cuando comenzó el trabajo de reconstrucción, de reconocernos, de poder exigir y ocupar espacios. Espacios que ahora se dan por sentado, pero que en realidad son resultado de un largo peregrinar.

A medida que la ATR se fue disolviendo, sus protagonistas emigraron a otros espacios donde siguieron siendo un aporte, buscando intuitivamente afianzar desde otras trincheras las bases de una escena musical que, a pesar que en ciertos aspectos sigue batallando con grandes problemáticas (como el acceso a medios de comunicación masivos), ha crecido y es parte de la banda sonora de la vida de quienes habitan este país. Todos los procesos tienen un puntapié inicial y la ATR es uno importante en lo que fue recuperar el entramado cultural musical del rock luego de la dictadura.

El libro «Con el corazón aquí: estado, mercado, juventudes y la Asociación de Trabajadores del Rock en la transición a la Democracia» es un esfuerzo que se agradece, porque ayuda a conocer el contexto y sopesar en qué aspecto hemos avanzado en la industria musical chilena y en cuáles aún estamos al debe. Pues para crecer es fundamental conocer los pasos previos y uno de los pendientes era justamente colocar en el mapa de la industria actual el aporte de lo que hace ya 30 años realizaron quienes conformaron esta Asociación. Porque muchxs seguimos poniéndole ganas y el corazón, que sigue estando ahí, sigue al lado del rock. El libro se puede obtener en la página de la Editorial de la Universidad Alberto Hurtado.

Sobre el autor del libro: Cristofer Rodríguez Quiroz es profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, magíster en Historia de Chile Contemporáneo por la Universidad Alberto Hurtado y diplomado en Estudios de Música Popular. Es investigador sobre historia de la música popular chilena, habiendo expuesto en diversos congresos de musicología e Historia Social en la Universidad de Santiago, Universidad de Chile y Universidad de Buenos Aires, Argentina. Como crítico musical ha colaborado en medios como RockaxisEl Desconcierto y Nación Rock. Es coautor de 200 discos de rock chileno: Una historia del vinilo al streaming (1962-2012), ganador del Premio Pulsar 2022 en la categoría Mejor Publicación Musical Literaria, libro que aborda en profundidad la discografía de los primeros 50 años del rock nacional.

Melómana de nacimiento, obsesiva de formación, actualmente paso mis días entre la música que me haga sentido, las bandas que manejo y a los hijxs que crío, a Nueva Santiago y a Aldea Local. Traductora, periodista, manager, productora, booker, distribuidora de discos, mami, pareja y colega, con dos gatas adoptadas. Leo y veo series. En Pandemia también tejo, coso, hago crochet, collages y rompecabezas. - Siempre el mejor proyecto es el que está por venir -

Leer más
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram

Tendencias